La experiencia caraqueña: El Ávila

El Ávila- Caracas

No sé si es por la fecha o porque tantísimos amigos venezolanos han llegado a Madrid en los últimos meses emigrando, pero he estado un poco nostálgica, recordando las cosas que disfrutaba cuando viví en Caracas, y fue cuando me dije a mi misma… Mer, ¿por qué no compartir con tus lectores la experiencia Caraqueña? Y es que cada ciudad del mundo tiene sus bien llamados “Must” (os recordaréis el post sobre Bergen, un “must” en tu viaje a Noruega), cosas, lugares, comidas o experiencias que se deben vivir para decir que realmente se conoce un lugar.

Si estás por visitar la hermosísima capital venezolana, contacta con nuestros Dream Travel Makers  que te apoyarán con toda la logística para que solo te concentres en visitar estos lugares, así que sin más, acá os dejo una serie de artículos que definen la verdadera experiencia caraqueña.

 Visitar el Ávila

“Caraqueño que se respeta ama al Ávila como a su madre”, solía decir un gran colega mío, el cerro Ávila es el complejo de montañas que cubren el valle de Caracas y son el pulmón natural de esta hermosa ciudad.

Existen dos maneras de subir, la cómoda y la deportiva, yo por supuesto, siempre voy a preferir la cómoda, pero igual os voy a hablar de las dos y de las actividades que podéis realizar una vez llegaos a la cima.

Teléferico

Vista desde el teleférico.

Podéis tomar el teleférico en la estación de Mariperez, no es tan sencillo llegar en transporte público por lo que os recomiendo tomar un taxi o si tienen algún colega que os acerque hasta el lugar ¡aún mejor! Cosas que debéis tener en cuenta:

  • Los lunes está cerrado por mantenimiento, así que no perdáis el viaje.
  • Los billetes no se pueden comprar por internet, toca adquirirlos directamente en la ventanilla.
  • La venta inicia a las 8:30 y termina a las 17:00 (excepto viernes y sábado que venden hasta las 18:00)
  • El primer vagón comienza a subir a las 9:00 y el último baja a las 19:00 (los viernes y sábado hasta las 21:00) así que atentos ahí, no vaya a ser que os quedéis atrapados en la cima sin poder bajar, no?
  • Si sois de sangre caribeña es recomendable ir abrigados, en mi caso que amo el invierno y los climas fríos, fácilmente pude ir en falda.
  • No os permitirán subir si sois menor de edad sin compañía de un adulto, si estáis borracho.
  • Tampoco podéis portar armas ni llevar mascotas. Esto último suena surrealista, pero es así.

Ahora bien, llegamos un sábado a eso de las 16:00, habían bastantes personas pero como íbamos en grupo realmente la espera se nos hizo muy agradable entre cuentos y risas. Os confieso que toda la vida me ha gustado subir en teleférico, disfruto mucho ver la ciudad achicarse ante mis ojos hasta quedar reducida a puntos en el horizonte. Mi recomendación es sin duda llegar de día, pasear, conocer la cima y ya bajar cuando caiga el atardecer, así disfrutaréis las dos vistas.

Una vez arriba, no hay demasiadas actividades que hacer, por lo que no será un paseo particularmente largo, pero si lleno de buenos recuerdos. Como habíamos estado todo el día en Caracas sin parar a comer, llegamos con muchísimo apetito, por lo que fuimos directo al Restaurante La Cima, Fondue & Trattoria, una experiencia realmente deliciosa para los amantes gastronómicos, ya que es una cocina gourmet que eleva la comida mantuana tradicional venezolana, llena de ingredientes criollos.

Restaurant La Cima ¡Deliciosa Gastronomía!

Restaurante La Cima ¡Deliciosa Gastronomía!

De entrada nos pedimos un exquisito fondue de queso guayanés acompañado con mini arepas de diversos sabores, tradicionales, con zanahoria, remolacha y espinaca, no os puedo explicar lo delicioso que estaba! Obviamente pedimos los tradicionales tequeños porque no se puede salir a comer en Venezuela y no pedirlos.

¿Lo malo? Por alguna razón que no llegamos a preguntar, no venden bebidas alcohólicas, nos quedamos con las ganas de acompañar la comida con una buena copa de vino. Si van, pidan sentarse en la terraza y disfruten la hermosa vista.

 

avila

Disfrutando el clima y el paisaje

De ahí comenzamos a caminar y a disfrutar del paisaje, es muy hermoso todo, nos comimos de postre unas riquísimas fresas con crema y seguimos nuestro camino hasta el hotel Humboldt. Bueno…decirles visitarlo es exagerar, ya que está cerrado para los turistas, pudimos llegar únicamente hasta la parte de afuera, nos pareció muy lindo, nos contaban los turistas que estaban allí que en los años 70’s era utilizado para las más elegantes bodas de Caracas.

Tuvimos la oportunidad de conversar con varias personas y llegar hasta la pista de hielo, la verdad, nada del otro mundo, no la recomendaría, pero los peques se divirtieron muchísimo.

De ahí regresamos a la estación de vagones y luego a Caracas. Una visita bastante divertida y una comida deliciosa.

Ahora bien, existe una experiencia totalmente diferente con el Ávila, que es la deportiva y natural. Si estáis en Caracas un domingo en la mañana (¡entre más temprano mejor!) debéis subir desde Sabas Nieves, de igual forma, llegar no es sencillo así que la recomendación es la misma (taxi o que os acerque hasta el sitio). Comenzaréis la subida con grandes grupos que visitan a diario este pulmón vegetal, es un camino boscoso donde el aire que respiráis es muy puro, sentís como tus pulmones se limpian con cada bocanada de aire.

avila1

sabas nieves

Venta de comida y bebidas refrescantes

En el trayecto hacia la cima hay diversos puntos de descanso y miradores ideales para tomar una buena foto para el recuerdo, además de vendedores de cocadas muy recomendadas por cierto, podéis llegar a la cima (sí, a la que se llega en teleférico) o dar la vuelta en cualquier momento.

No os recomiendo ir en temporada de lluvia ya que el camino se torna resbaladizo y sobre todo, no subir o bajar solo, ir en grupos es más seguro para no cometer el error de salir del trayecto original y terminar en medio el bosque!

Espero os haya gustado esta experiencia en el Ávila, continuaré contándoles más sobre los lugares y actividades a realizar en Caracas, así que entra hoy mismo a Viajamor.com  para que comencéis a preparar tu  viaje. Con apoyo de los agradables Dream Travel Makers, tu visita a la ciudad que vio nacer a Simón Bolívar será excelente.

 

 

 

 

Entrada anterior
Cómo dejar boquiabiertos a tus hijos en tu viaje a Tenerife
Entrada siguiente
Canadá solicita autorización electrónica para viajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field

Acepto la política de privacidad. *

Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Entradas relacionadas

Menú