A BERLÍN POR ERROR

Ni por amor, ni por trabajo, ni por ganas, he pasado 4 días en Berlín por error. La cosa es que yo me iba este fin de semana a Milán. Italia y la Expo 2015 me esperaban con los brazos abiertos, y voy yo y pierdo el avión. No hay derecho… pero, que queréis que os diga, estando ya en el aeropuerto maleta en mano, el Amordemisamores y yo, decidimos que a casa no volvíamos. Así que acordamos coger el siguiente avión fuese a donde fuese y una hora, una discusión con la aerolínea y 160 euros  de penalización después, estábamos subidos en un avión a Berlín.

Sin planes, sin amigos y sin tener ni idea de por dónde agarrar esta ciudad, decidí escribir un mail a una empresa de tours organizados. Por suerte, mi buen karma me hizo caer en manos de Vive Berlin Tours (https://www.viveberlintours.de/es). Por 14€ cada uno, disfrutamos del mejor tour por Berlin Oriental, una guía encantadora que hablaba español y una ciudad con una personalidad e historia sin parangón en Europa. Si os animáis a hacer este recorrido, dos consejos os doy: zapato deportivo cómodo y buena forma física, ya que te pasas más de 3 horas caminando a un ritmo algo exigente.

La vida a la sombra del muro, la dictadura comunista y la transformación del Berlín Oriental en la ciudad que es hoy, está grabada en cada fachada y cada rincón de los que recorrimos. Hay tanto que contar y tan poco sitio en esta entrada, que os voy a hablar de algunos de los lugares más importantes:

  1. Los patios del Hackescher Markt o Hakeschen Höfe: fueron concebidos al mismo tiempo como viviendas y lugar de trabajo (talleres) en la época comunista. Hoy, acogen comercios, cafeterías e incluso cines y un teatro.
  2. Berliner Dom: arrasada en la 2ª Guerra Mundial, su reconstrucción total no finalizó hasta el año 1993. Aviso para navegantes: el tramo de escalones que llevan a la cúpula es interminable, pero merece la pena subir si quieres disfrutar de unas vistas increíbles sobre el centro de Berlín. Cuesta 7€ y puedes ahorrarte la audio guía, no aporta mucho y es bastante aburrida.
  3. Bebelplatz: plaza famosa por ser el lugar donde tuvo lugar en 1933, la quema de libros del inicio del nazismo. Más de 20.000 obras de autores como Hemingway, Kafka o Proust ardieron aquella noche del 10 de Mayo.  En el centro, una losa de cristal cubre una estantería vacía como recordatorio de aquél triste acontecimiento.
  4. El Parlamento: comúnmente conocido como Reichtag, es la sede del parlamento alemán, su cúpula fue rediseñada por Norman Foster. Ni se te ocurra ir así a lo loco o no te dejarán entrar. Tienes que reservar tu entrada en este enlace: http://bit.ly/1pE2MaD, aun así verás que la cola llega al infinito, no te preocupes, entras a tu hora y aquí, buenas noticias, sí que hay ascensor.
  5. La Puerta de Brandeburgo: está situada junto al Parlamento. Cuando se levantó el muro, nadie, salvo los guardas fronterizos y algunas personalidades tenían acceso a ella. Hoy es uno de los símbolos de Alemania y, cosa que me encanta, del triunfo de la paz sobre las armas.
  6. Monumento Conmemorativo a los Judíos Asesinados en Europa: también llamado Monumento conmemorativo a las víctimas del Holocausto está situado junto a la Puerta de Brandeburgo y formado por cientos de losas que van aumentando de tamaño a medida que avanzas. La sensación que provocó en mí fue de agobio, pero entiendo que es justo lo que quisieron transmitir sus creadores.
  7. Alexanderplatz: es el Centro de Berlín y punto de encuentro de los berlineses. Se encuentra ubicado junto a la torre de telecomunicaciones (icono del Berlín moderno). No sé si era porque ese fin de semana se celebraba el Marathon Thomas Cook, pero me encontré con un escenario, música en directo, puestos de cerveza y comida, con uno de los mejores perritos calientes que he probado en mi vida. Allí se encuentra el famoso reloj mundial, pero os prometo que yo vi alguna zona horaria que iba bastante mal, palabrita. También, me decepcionó un poco su tamaño, aunque imagino que esto es una cosa mía, porque con la Mona Lisa me pasó lo mismo.
  8. East Side Gallery: así se llama el tramo conservado del otrora Muro de Berlín. Lleno de graffitis conmemorativos de la libertad, en algo más de 1 km, la mayor galería de arte al aire libre del mundo, que incluye el famoso beso de tornillo entre los líderes comunistas Breznev y Honecker.

Me dejo en el tintero otros lugares que visité y de gran interés histórico: el Check Point Charlie y la Columna de la Victoria.

Si queréis algún consejo útil para manejaros por esta ciudad, hay un par de cosas que es importante que sepáis: El autobús turístico para visitar las dos partes de Berlin cuesta 58€ y, en nuestro caso, después de semejante dispendio, nos dejó tirados junto a otra decena de turistas. Por suerte, en el hotel nos devolvieron el dinero. La mejor alternativa es coger la línea de bus nº 100, por 6,90€ recorres Berlin Oriental y Occidental y subes – bajas, las veces que quieras a lo largo del día. Si lo ves lleno, no desesperes, amigo, verás que el siguiente llega en un santiamén.

Otra de las cosas que os recomiendo es coger las bicitaxis. Lo primero porque es la única manera de ver las embajadas, los márgenes del río y otras zonas peatonales, sin gastar mucho la suela del zapato. Lo segundo porque es barato, y lo tercero porque contra todo pronóstico, es el propio conductor el que te da una lección de historia totalmente gratis mientras te lleva a tu destino. Las bicis están patrocinadas por los centros comerciales de la ciudad, por lo que son todas preciosas y cuidadísimas. A no ser que, como yo, cojas la de un particular, en este caso llamado Ulf, que tiene la bici más cochambrosa de Berlín pero con el mejor servicio de la ciudad de guía por la patilla.

Y, cómo no, mi tercer consejo va de lo mío, de comercio y bebercio. He de decir que, en comparación con otros lugares de Alemania, Berlín es una ciudad barata y con una gastronomía más que aceptable. Pero uno de los lugares que más me gustó fue el restaurante Refugium (http://www.restaurant-refugium.de), en la plaza Gendarmenmarkt. Por 15€ comimos un menú buenísimo: crema de verduras, salmón a la plancha, vegetales al vapor, patatas asadas, yogurt con frutas silvestres, todo con mucho sabor, el tamaño de las raciones son moderadas pero es así como más disfruto de la comida. Además, tanto el servicio como el local son de diez. Para un coctel al atardecer, no te pierdas el Sky Bar, en Landsberger Allee, recomiendo encarecidamente los margarita y creedme, después de 3 (¿o acaso fueron 4?) lo digo con conocimiento de causa, son excelentes.

En resumen, el Berlín feo y gris que yo esperaba encontrar ha resultado ser una bella cenicienta. Una ciudad singular, original, impactante, con una historia reciente más impactante aún y con unas gentes que poco tienen que ver con el famoso y estricto “carácter alemán”. Y es que la vida te enseña que, en ocasiones, algunos errores resultan ser tan buenos como el mejor de los planes.

¿Y tu, conoces Berlín? ¿Qué opinas? Me encantaría leer tus comentarios.

Mer

 

Descubre las mejores ofertas de Vuelo a Berlin, aquí: https://www.viajamor.com/vuelos/  Podrás personalizar tu búsqueda y si tienes fechas flexibles elegir el menor precio en el calendario, filtrar por nombre de la aerolínea, todas las clases, aplicar descuentos especiales, añadir Hotel.

Captura de pantalla 2015-10-10 a la(s) 10.43.22

Contacta con nosotros siempre que quieras. Amamos lo que hacemos y estamos súper felices de crear junto a ti, tu viaje ideal.

Entrada anterior
I LOVE MIAMI
Entrada siguiente
12 TRUCOS PARA ENCONTRAR VUELOS BARATOS

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Avatar
    Luis Eduardo Villalba Quimbayo
    21/10/2015 18:55

    pasar 40 en alemania especialmente en berlin casi todos, ha sido una de las experiencias más grande de nuestras vidas (esposa e hijo), una ciudad llena de tanta historia y cultura, Berlín organizada de una manera extraodinaria, con un sistema de transporte digno y ejemplar que reduce muchas distancias para transitar de un lugar a otro de la manera más rápida .. Berlin llena de jardines, lagos, parques y sitios para compartir en familia con tu novia, esposa, con quien quieras, paisajes hermosos, plazas preciosas, lugares como Brandenburg tor, Olympiastadion, Potsdamer Platz, el Reichstag, Victory Column , el tiergarten , The New Synagogue, The Berliner Dom (Berlin Cathedral), fueron epicentro de nuestras salidas diarias durante nuestra estadia, en nuestro caso compramos 2 tiquetes(Monthly Ticket Berlin AB) hay C, de BVG que nos costó 58 euros, un mes entero pudimos transitar en s-bahn y u-bahn, Straßenbahn, incluso usamos un ferry desde Wansee hasta Kladow y conocer una hermosa diversidad de vistas y paisajes , en fin si pudiera me iria a vivir a esta ciudad hermosa , espero hacerlo, hay muchas historias pero a su debido momento con gustos le cuento , pregunten , saludos

    Responder
    • ¡Qué suerte tan grande haber vivido en Berlín, Luis Eduardo! la verdad es que fue una grata sorpresa para mi. Me sorprendió mucho la belleza de la ciudad y la cercanía de la gente. Es impresionante ver grabada cada cicatriz de la historia en sus calles. Creo que es, sin duda, uno de los lugares con más personalidad de Europa.
      Por lo que me cuentas me quedaron pendientes muchas cosas por hacer, así que espero poder volver. Me ha encantado todo lo que has compartido con nosotros, y estoy segura de que a mis lectores también les gustaría saber más. Cuéntanos, ¿qué es lo que no deben perderse? ¿lo mejor de Berlín? ¿lo peor? Si puedes recomendarnos restaurantes, cafés, tiendas…lo que sea que pueda interesar a nuestros viajeros será muy bienvenido.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Espero verte más por aquí 🙂

      Un abrazo,

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo

Acepto la política de privacidad. *

Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Entradas relacionadas

Menú