¿Sabes dónde hay un lugar con más de 300 días de sol al año, más de 30 km de playas, una excelente gastronomía, tiendas, la mejor vida nocturna y un maravilloso olor a azahar en el aire?

Seguro que estás pensando en el lejano oriente o en algún rincón de la costa italiana. ¡Pues nada de eso! ¡Hay que ver la mala costumbre que tenemos los españoles de no apreciar lo nuestro, hombre! Hablo de Marbella. Estuve el verano pasado y, aunque no soy muy fiel a ningún destino, en éste, pienso repetir.

Hice el viaje con mi chico. Cogimos el AVE en Madrid, en la Estación de Atocha, y nos dejó en Málaga en poco menos de 2 horas y media. Una delicia, oye. Si viajas sin niños, como yo, reserva asiento en el “vagón silencioso”, no tienes idea de cuánnnnto lo vas a agradecer. Si vas con menudos, como dirían los mexicanos, ni modo, cuate…. Respira hondo y reza para que las fieras de los demás estén tan bien educadas como las tuyas.

Llegamos a Málaga a la hora de comer, así que hicimos una paradita en el restaurante Casa Frutos. Tienen una carne y un pescado buenísimos, pero, si vas, pide jamón, es el mejor que he probado nunca y, créeme, he probado muchos.

Desde Málaga, con un coche de alquiler y venga de aire acondicionado, nos plantamos en Marbella en solo 40 minutillos. Eso sí, be careful con los guiris, amigo. Van conduciendo por el lado que no es y a toda mecha. Y es que con tanto sol, éstos no se enteran ni del NO-DO.

Ya puedo imaginarme algunas de las cosas que estás pensando mientras lees esto: Que Marbella es para la jet set, que allí todo es carísimo y que pasas de gastarte una pasta este verano. Pues de eso, nada. Vas poder gastar lo que tú quieras, porque este pequeño paraíso es para todos los bolsillos.

 

El problema, es que todos los recién llegados (habló la experta…) creen que Marbella empieza y acaba en Puerto Banús. Y a no ser que tengas muuucho dinero, yo me dejaría de dar venga de paseítos allí. Es precioso, pero te van a llegar los dientes hasta el suelo en las tiendas de lujo y no te vas a poder comprar ni un boli. Además, comer por Banús es bastante caro. Aunque puedes ir a Picasso, restaurante bueno, bonito y barato, pero es mejor que vayas sin mucho hambre, porque la cola para entrar da la vuelta al puerto vayas a la hora que vayas.

El primer día, por recomendación de unos amigos, fuimos al Chiringuito Guayaba Beach en la playa de San Pedro de Alcántara. Un sitio muy cañí donde puedes comer con los pinreles metiditos en la arena y te ponen un gazpachito y unos espetos por 5 €, que no veas, illo!

Otro clásico, bien baratito, para comer marisco y pescaíto frito a tutiplén, en un ambiente muy del sur, es el Altamirano. Ve prontito porque no reservan mesa.

Por supuesto, como era verano y estábamos morenísimos y reguapos, salimos a lucir palmito prácticamente todas las noches. Los mejores sitios, aunque no los más baratos, son: Olivia Valere, Suite de Mar, Finca Besaya y los conciertos en Starlite. La única pega es que aquello está lleno de famosos a los que hacen fotos sin parar. Así que ándate con cuidado, o a la segunda noche te llamará tu amiga la Mari para anunciarte que ocupas más portadas del HOLA que la Preysler.

Como un pequeño tesoro, y casi al final de nuestra estancia, encontramos, por casualidad, el restaurante L`Impronta. Un lugar precioso para ir a cenar y con una mezcla ES-PEC-TA-CU-LAR de cocina italiana y productos típicos de la zona. Un 10, palabra de tripera.

En resumen, yo, que suelo ser bastante exigente con los destinos nacionales, debo decir que mi balance final fue más que positivo: Los malagueños son amables y divertidos, las calles están llenas de gente de todas las nacionalidades y, por supuesto, de ese olor a flores que me conquistó para siempre.

Vamos, que Marbella engancha. Y que, digan lo que digan, “la moi” repite, porque eso de tener el paraíso a tiro de piedra mola, y mucho.

Mer

3 Comentarios. Dejar nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo

Acepto la política de privacidad. *

Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú