LA FELICIDAD MIDE 27 KM

¿Sabéis cuánto mide la felicidad? 27 km de largo por 14 km de ancho, eso es lo que mide exactamente. Y está guardada en una isla muy pequeña, donde la gente es amable, las playas son preciosas y el agua es tan verde como la envidia que os va a entrar cuando os cuente que me he largado a Malta. ¡Así, con dos tacones! Bueno, con unas chanclas, pero lo mismo da.

Me he venido con mi chico y estamos alojados en el Hotel Intercontinental (http://bit.ly/1I4u5C5). Está muy céntrico y son amabilísimos, además, sirven unos desayunos de aúpa y con violinista incluido, oye. Una pasada.

Hotel Malta

Como tenemos la suerte de tener a nuestros amigos Adrian y Gabriela viviendo aquí, estamos visitando la isla a la velocidad del rayo. Es lo bueno de tener cicerone, que te ves todo en un periquete y los últimos días puedes darte a la juerga y al descanso playero. Porque no veas tú si hay juerga aquí ¿eh?, y  luego decimos de España, pero estos tienen aquí liada una mundial. En la zona de Saint Julian´s en Paceville encontrarás montones de pubs y hasta uno de los dos casinos de la isla. Para que te hagas una idea, es una calle de 200m atestada de gente joven y con copas a 4€. Con esos mimbres, te puedes imaginar el cesto.

Una cosa que me encanta de este sitio es que los malteses son gente orgullosa de su isla y de su cultura, te muestran su país con la misma satisfacción con la que una madre primeriza te mostraría a su rechoncho bebé. El idioma maltés procede del árabe coloquial siciliano, pero, gracias al cielo, la lengua cooficial es el inglés, así que te puedes entender con ellos de mil amores.

Lo primero que debes hacer al llegar es alquilar un coche, las dimensiones de la isla son tan reducidas que incluso yo, que me pierdo en un parking, ya sé moverme por aquí. Eso sí, conducen por la izquierda y las carreteras son como las de España en la época de Paco Martinez Soria, así que, atentos al volante.

Como os digo, con guía local todo va muy rápido por aquí, y ya el segundo día fuimos a ver la Aldea de Popeye en Anchor Bay. Me contaba Adrian que allá por los años 80, se grabó en Malta la película del famoso marinero adicto a las espinacas. Y si bien el film en cuestión pasó sin pena ni gloria, aquí ha quedado un parque temático que lleva más de 30 años haciendo taquilla.

Tras la visita a la aldea, cogimos el Ferry que te lleva desde el Puerto de Mgarr hasta la Isla de Gozo. Cuando te bajes y veas que no te cobran, no vayas a creer que es gratis, ¿eh?, cobran religiosamente, pero pagas a la vuelta y son menos de 5€. Allí fuimos a ver el famoso Azure Window, un arco natural de 100m de altura con vistas al mar y rodeado de acantilados.

Tras un chapuzón rápido en Golden Bay, que estaba hasta arriba de gente, mis amigos nos llevaron a San Blas. No os voy a engañar, bajar hasta esa playa es como una prueba del Ironman, pero cuando llegas tienes toda la playa para ti. No hay gente ni siquiera en temporada alta. Si no estás por la labor de pasar por semejante reto, puedes pagar para que te bajen y suban en quad, pero ni se te ocurra ir en coche, el diminuto aparcamiento es como una trampa de la que puede que no regreses nunca.

Malta Ta pinu

No puedes irte de Gozo sin pasar por el Santuario Nacional de la Virgen de Ta ´Pinu. No sólo es precioso, sino que no veas tú como están de organizados. Resulta que te dan unas hojitas con un check list, y sólo tienes que marcar la casilla que indica qué quieres pedir y para quién. Después, los fieles del lugar rezan durante una semana para que tus peticiones sean oídas. Vamos, que si eres creyente y no echas allí unas cruces para la familia y amigos será porque eres muuuy vago, porque práctico es un rato largo. Antes de coger el Ferry de vuelta, y para rematar el día, nos tomamos una copa en los bares del puerto. Tienen música en directo y muy buen ambiente.

Ya en Malta, tienes que ver la Mdina, en mi opinión lo más bonito de todo. Conocida por los locales como la ciudad del silencio, esta ciudad amurallada está llena de palacios y edificios religiosos del S.XV, y fue la capital del país hasta 1.570. Pero por si pasas olímpicamente de la historia, te diré que aquí se han grabado algunas de las escenas más famosas de la serie Juego de Tronos.

Y es que Malta es un gran plató donde se han rodado películas como Expreso de media nocheGladiatorÁgora o Troya. Sin ir más lejos, el verano pasado estuvieron aquí Brad Pitt y Angelina Jolie rodando By the sea. Así que os dejo, que voy a enterarme de cuál es la próxima súper producción hollywoodiense para presentarme al casting. Sí,sí, reíos… que lo mismo mi próximo post os lo escribe mi representante desde Los Ángeles.

Mer

¿Te gustó esta información? Compártela con tus amigos!!

EL PARAÍSO ESTÁ EN CASA

¿Sabes dónde hay un lugar con más de 300 días de sol al año, más de 30 km de playas, una excelente gastronomía, tiendas, la mejor vida nocturna y un maravilloso olor a azahar en el aire?

Seguro que estás pensando en el lejano oriente o en algún rincón de la costa italiana. ¡Pues nada de eso! ¡Hay que ver la mala costumbre que tenemos los españoles de no apreciar lo nuestro, hombre! Hablo de Marbella. Estuve el verano pasado y, aunque no soy muy fiel a ningún destino, en éste, pienso repetir.

Hice el viaje con mi chico. Cogimos el AVE en Madrid, en la Estación de Atocha, y nos dejó en Málaga en poco menos de 2 horas y media. Una delicia, oye. Si viajas sin niños, como yo, reserva asiento en el “vagón silencioso”, no tienes idea de cuánnnnto lo vas a agradecer. Si vas con menudos, como dirían los mexicanos, ni modo, cuate…. Respira hondo y reza para que las fieras de los demás estén tan bien educadas como las tuyas.

Atocha

Llegamos a Málaga a la hora de comer, así que hicimos una paradita en el restaurante Casa Frutos. Tienen una carne y un pescado buenísimos, pero, si vas, pide jamón, es el mejor que he probado nunca y, créeme, he probado muchos.

Marbella ok Marbella 2

Desde Málaga, con un coche de alquiler y venga de aire acondicionado, nos plantamos en Marbella en solo 40 minutillos. Eso sí, be careful con los guiris, amigo. Van conduciendo por el lado que no es y a toda mecha. Y es que con tanto sol, éstos no se enteran ni del NO-DO.

Ya puedo imaginarme algunas de las cosas que estás pensando mientras lees esto: Que Marbella es para la jet set, que allí todo es carísimo y que pasas de gastarte una pasta este verano. Pues de eso, nada. Vas poder gastar lo que tú quieras, porque este pequeño paraíso es para todos los bolsillos.

Puerto banús 1Marbella ok 3

El problema, es que todos los recién llegados (habló la experta…) creen que Marbella empieza y acaba en Puerto Banús. Y a no ser que tengas muuucho dinero, yo me dejaría de dar venga de paseítos allí. Es precioso, pero te van a llegar los dientes hasta el suelo en las tiendas de lujo y no te vas a poder comprar ni un boli. Además, comer por Banús es bastante caro. Aunque puedes ir a Picasso, restaurante bueno, bonito y barato, pero es mejor que vayas sin mucho hambre, porque la cola para entrar da la vuelta al puerto vayas a la hora que vayas.

El primer día, por recomendación de unos amigos, fuimos al Chiringuito Guayaba Beach en la playa de San Pedro de Alcántara. Un sitio muy cañí donde puedes comer con los pinreles metiditos en la arena y te ponen un gazpachito y unos espetos por 5 €, que no veas, illo!

Guayaba beach Marbella pueblo

Otro clásico, bien baratito, para comer marisco y pescaíto frito a tutiplén, en un ambiente muy del sur, es el Altamirano. Ve prontito porque no reservan mesa.

Por supuesto, como era verano y estábamos morenísimos y reguapos, salimos a lucir palmito prácticamente todas las noches. Los mejores sitios, aunque no los más baratos, son: Olivia Valere, Suite de Mar, Finca Besaya y los conciertos en Starlite. La única pega es que aquello está lleno de famosos a los que hacen fotos sin parar. Así que ándate con cuidado, o a la segunda noche te llamará tu amiga la Mari para anunciarte que ocupas más portadas del HOLA que la Preysler.

Captura de pantalla 2015-07-22 a la(s) 09.49.41    Captura de pantalla 2015-07-22 a la(s) 09.28.16

Como un pequeño tesoro, y casi al final de nuestra estancia, encontramos, por casualidad, el restaurante L`Impronta. Un lugar precioso para ir a cenar y con una mezcla ES-PEC-TA-CU-LAR de cocina italiana y productos típicos de la zona. Un 10, palabra de tripera.

limpronta 2

En resumen, yo, que suelo ser bastante exigente con los destinos nacionales, debo decir que mi balance final fue más que positivo: Los malagueños son amables y divertidos, las calles están llenas de gente de todas las nacionalidades y, por supuesto, de ese olor a flores que me conquistó para siempre.

Vamos, que Marbella engancha. Y que, digan lo que digan, “la moi” repite, porque eso de tener el paraíso a tiro de piedra mola, y mucho.

Mer

 

 

 

 

 

¿Te gustó esta información? Compártela con tus amigos!!

MUCHO MÉXICO Y POCO MARIACHI

Uno de los mayores placeres de mi vida es viajar con mis amigos. Nuestros viajes están llenos de anécdotas, fiestas y locuras. Algunas de las cuales, estoy segura que os encantaría leer, pero no serán reproducidas en este blog, jamás. Por lo menos no mientras mi madre sepa leer.

Así que, cuando mi amiga Ana me llamó para decirme que tenía unos días libres y pensaba llenarlos de sol, mar y margaritas (y no precisamente de las de campo), lo tuve claro. ¡Me voy contigo!,  le dije. Y empecé a planear nuestro desembarco en aguas mexicanas.

Tras hacer una lista con los mejores sitios de marcha: CocobongoThe CityBlue Parrot o Santanera, metí en mi maleta todos los bikinis para el día y la ropa de guerra para la noche. Y así, a lo loco, entre tequila y mariachis, imaginaba yo mi viaje a la tierra de Pancho Villa. Pero, por suerte, y en honor a la verdad, he de decir que el viaje fue de todo menos loco.

Qué relax, qué paz, qué alegría más grande y qué abuelismo nos entró a las dos allí tumbadas en esa playa interminable, oiga. Que si tráeme un zumo, que si ahora un mojito….Vamos, que entre el sol, el alcohol y aquél calorcito maravilloso, llegábamos todos los días a la cena por los pelos.

beachyucatan-

Y es que la Riviera Maya es lo que tiene, que una llega dispuesta a darlo todo, pero ese lento ritmo caribeño, ese acento tan dulce y esos deliciosos platillos mexicanos hacen que te vuelvas zen al mismito cuarto de hora de haber pisado el hotel.

Menos mal que los lugareños, al tercer día de vernos tumbadas, cual girasoles siguiendo al sol, nos animaron a salir a conocer mundo y disfrutar de esa tierra tan maravillosa. Y aunque te adelanto que, si vas, va a ser difícil que la hamaca te libere, debes escapar de ella,  porque hay varios lugares que no te puedes perder:

Los cenotes: si vas a México y no te bañas en un cenote deberían detenerte. Lugar sagrado para los Mayas, sus aguas cristalinas están a 26 grados de felicidad para tu cuerpo serrano.

CENOTEMéxico chichen-itza-

Tulúm, Chichén Itzá y Cobá: vestigio del pasado de una de las civilizaciones más fascinantes de la historia de la humanidad, estos restos arqueológicos mayas son dignos de ver. (Palabra de persona poco amante de los restos de cualquier tipo).

Río Secreto: 15 km de cavernas llenas formaciones rocosas alucinantes. El paseo se hace un poco largo porque son como 3 horas, pero merece la pena.

Si vas con niños, en el Parque Xel-Há podrán estar en contacto con delfines, rayas, manatíes y todo tipo de flora y fauna en el mayor acuario natural del mundo. Eso sí, hay que madrugar ya que algunas actividades tienen cupo limitado.

Si eres de los que buscan rincones con menos turismo, mi amigo Rolando me recomendó dos sitios únicos para bucear y hacer snorkel: El Lago Yal – Ku, de poca profundidad y con miles de peces de colores. Y el Cenote Manatí, en Tankah, un lugar tranquilo rodeado de una idílica naturaleza.

mexico 1pelican-

En definitiva, si estás pensando en cogerte un típico todo incluido en Riviera Maya, la respuesta es sí. ¡Hazlo! No te pierdas este paraíso, no hagas caso a los aguafiestas que dicen que es un viaje poco original. Para viajes de mochila y gasto recortado siempre hay tiempo. Así que, ya sabéis, como cantaban los chicos de Molotov:  ¡Viva México, ca…! bueno, seguid vosotros con la canción, que ésto lo lee mi madre.

Mer.

 

 

 

¿Te gustó esta información? Compártela con tus amigos!!

YO, VERANEO EN ÁMSTERDAM

Al pensar en un destino para las vacaciones estivales lo primero que a uno le viene a la cabeza es: una playa, una hamaca y un daiquiri. Pero si algo he aprendido después de mucho sol y arena es que hay destinos que bien merecen un verano, y el primero de ellos es Ámsterdam.

Amsterdam verano

Debo reconocer que en mi primer viaje a Ámsterdam, llegué cargada de equipaje y de prejuicios. Siempre se oyen cosas de esta ciudad: El Barrio Rojo, los cigarros de la risa…y una que, quieras que no, es un poco chapada a la antigua, esperaba encontrar allí algo así como Sodoma y Gomorra. Para mi sorpresa, lo que vi fue una ciudad abierta y cosmopolita, llena de vida y de gente amable. Así que si vas pensando en sexo, drogas y rock and roll, ¡Perfecto! Tacha las dos primeras cosas de la lista y tendrás tu destino. Porque si algo es Ámsterdam, es música, buen rollo y tolerancia.

Desde junio hasta septiembre, sus canales y parques se llenan de espectáculos gratuitos, ópera, danza y teatro, y te aseguro que te encantará cualquiera de ellos, aunque los más famosos son el Amsterdam Roots Festival, el Grachtenfestival o el Uitmark.

Amsterdam música

Ámsterdam es, sin duda, la ciudad ideal para ir de fin de semana con amigos, pero si tienes pareja no la dejes en casa. Yo fui con el amor de mis amores y lo disfrutamos a lo grande. Y no sé si será que soy una romántica empedernida, o que me influyeron los aromas que me llegaban de eso que por aquí está prohibido, pero allí, entre las flores de colores y los pequeños cafés, sentí de pronto que aquél era el sitio más romántico que había visto en mi vida.

amsterdam 3

Nada más llegar, y por recomendación de un amigo, nos alojamos en Conscious Hotel Vondelpark. Es ecológico, está muy bien ubicado y te atienden a las mil maravillas. ¿Un consejo? Muévete a tu aire ¡Y no seas vago! Estás en el centro mundial de la cultura de la bicicleta. Alquila una en el hotel y date una vuelta por el Vondelpark (está a solo 200 metros y es el principal espacio verde de Ámsterdam).

Debo confesar que, paseando allí por la hierba, con la gente haciendo picnics y escuchando música en directo, me sentí un poco Julia Roberts en Pretty Woman, cuando camina, tan mona ella, descalza por el parque. Es más, me vine tan arriba que alquilé unos patines para dar una vuelta. Un consejo de amiga: si no sois expertos no lo hagáis, te pasan miles de bicivoladores y patinadores que hacen que pases de Julia a pato en un plis. Mi marido todavía llora de risa cuando se acuerda…

Conscious hotel Vondelpark

Al día siguiente, tras las obligadas visitas al Rijksmuseum, Van Gogh Museum y el Museo Rembrandt, decidimos perdernos entre las arenas de ciudad. Las playas urbanas son, sin duda, el mejor invento para los locos por el sol como yo. Pero ojo, hay distintas alternativas: Si vas con niños, tu playa es la del BovenNEMO, si no, pásate por Strand West y disfruta de un cocktail y una buena siesta en sus hamacas. Otra buena opción, aunque más bohemia, es la playa de Blijburg aan Zee.

amsterdam Rijksmuseum amsterdam playa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No sé a vosotros, pero a mí me chiflan los mercadillos. Y a los ¿Amsternienses? ¿Amsterdianos? Bueno, los que viven en Ámsterdam, también. Compran todo en mercados callejeros donde puedes encontrar ropa, flores ¡Y hasta pescado!. Esta es la lista y horarios de los más importantes por si queréis pasaros: http://www.holandalatina.com/amsterdam/mercados.htm.

Para la juerga de las juergas, copas, música en directo, karaoke y un muffin de chocolate que quita el sentido, visita The Bulldog Amsterdam (www.thebulldog.com). Nosotros lo pasamos genial allí y conocimos gente de todos los rincones del mundo.

Por lo demás, el verano es tuyo, navega por los canales , come patatas fritas, arenques y tarta de manzana, ¿La mejor? En Winkel 43 en el barrio de Jordania, si eres muy goloso, pídela con crema, ¡Te encantara!.

Amsterdam verano 1

En definitiva, disfruta de la belleza de esta ciudad multicultural, llena de arte y tolerancia. Aunque te aviso, si lo haces ya no tendrás escapatoria, quedarás atrapado sin remedio y dirás: ¿Playa? ¡Noooo!!! Yo, veraneo en Ámsterdam.

Un abrazo,

Mer

¿Te gustó esta información? Compártela con tus amigos!!

VENECIA SIN TI

La Venecia del arte, de los amantes, de los canales y de los puentes. La de los libros y las películas. ¿Quién no ha soñado con conocerla?

Venecia a

Supongo que cuando uno planea un viaje a Venecia sueña con hacerlo acompañado. Y así me las prometía yo muy felices, imaginando románticos paseos de góndola en góndola y comiendo helados italianos  del brazo de mi marido, cuando una llamada me hizo dar de bruces con la realidad. El amor de mis amores me comunicaba que no iba a haber ni puentes, ni amantes, ni nada de nada. Le había surgido un  viaje de trabajo y me dejaba 4 horas antes de nuestro vuelo, compuesta y sin novio.

Viendo la situación y como una es muy echada para adelante, pensé: si Venecia no puede ser contigo, Venecia será sin ti. Cogí mi maleta y me planté allí, en la ciudad del amor, a pasar un fin de semana más colgada que un jamón. Y fue así, sola entre miles de turistas, canales e historia  donde descubrí algunos de los lugares más maravillosos del mundo.

Después de comprobar que el Palacio Ducal, la Basílica de San Marcos, y el Campanile  son tan increíbles como parecen en las postales, comencé a vagabundear buscando hacer alguna foto diferente para la web de mi agencia de viajes. Y allí, intentando encontrar el ángulo para la foto perfecta, me llegó el aroma más maravilloso del mundo…pizza!!. Bien dice mi abuela que si bien huele, mejor sabrá. Y así fue, la Pizzería L´Angelo en la Calle della Mandola tiene una de las pizzas más deliciosas que he probado en mi vida (poco más de 2€ la porción).

Puente Rialto  Santa Maria

Tras una visita al archifamoso Puente Rialto y la Basílica de Santa María della Salute, cogí el vaporetto para llegar al distrito de Cannaregio donde pasé la tarde disfrutando de la ciudad y pensando en que de verdad este lugar tiene algo mágico.

Como buena compradora compulsiva, aproveché las últimas horas de la tarde buscando regalos y algún chollo por las tiendas: una máscara típica veneciana en “la Bottega dei Mascareri” en San Paolo, y algo de ropa italiana en la zona de Campo San Bartolomeo y Santi Apostoli. Para los que os lo podáis permitir, no dejéis de ir a la Mercerie, la Calle Larga XXII Marzo o la Plaza San Marcos, donde se concentran las tiendas de alta costura, la decoración de las tiendas es ya de por sí suficiente motivo para entrar.

De regreso al hotel, por recomendación de uno de los trabajadores del vaporetto, disfruté de una deliciosa cena italiana en la Trattoria Antica Sacrestia, (http://www.anticasacrestia.it). Por un momento, delante de un plato enorme de espaghetti alle vongole sentí que era la única persona que estaba cenando sola en Venecia aquella noche.

El domingo llena de energías renovadas y con muchas ganas de conocer más, hice una de las visitas más bellas de Venecia: las islas de la laguna. Murano y sus fábricas de cristal, Torcello con su Catedral de la Asunción Burano por sus bellas fachadas de colores, no te defraudarán. No dejes la ciudad sin probar un helado en La Boutique del Gelato en Castello, ¡el de stracciatella y el ácido de limone son insuperables!

Burano       góndola 1

¿Qué me faltó? está claro, el paseo en góndola. Pero eso mejor os lo cuento en otro post, ese que escribiré cuando vuelva a Venecia, a Venecia por ti.

Mer

¿Te gustó esta información? Compártela con tus amigos!!