UN MORDISCO A LA GRAN MANZANA

La Gran Manzana, la ciudad que nunca duerme, Gotham o como la quieras llamar. La historia es que había ido ya tres veces a Nueva York y no lo conocía, oye. Lo que son las cosas, uno cree que sabe de algo y resulta que en realidad no tienes ni idea.

Aunque siempre me ha fascinado la naturalidad con la que fluye la mezcla de razas, lenguas y religiones entre la mole de cemento, nunca le había pillado yo el puntillo a esta ciudad. Claro que había visitado el Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island. Claro que había visto un espectáculo de Broadway. Y claro que había visitado la Estatua de la Libertad y la Catedral de San Patricio. Pero me sentía un poco como Ana Torroja cantando aquello de: “no haaaay marcha en Nueva York, y los jamooones son de York…”

Y es que una va con la ilusión de convertirse allí en Carrie Bradshaw, te imaginas tomando copas con tus amigas en sitios súper cool y comprando zapatos sin parar. Pero la realidad es que, en cuanto llegas, te conviertes en la típica turista en playeras y cámara al cuello subida en un autobús y mirando todo el día al cielo para ver los edificios. Y aunque, en mi caso, la tercera no fue la vencida, a la cuarta llegó el milagro: Mi amiga Pilar que lleva tres años viviendo allí me invitó a visitarla, y tengo que decir que, después de dos semanas en su casa, he caído rendida a los pies de la ciudad de Don Vito Corleone.

Como sé que incluso los que no habéis estado os la conocéis de memoria gracias a la pelis, las series y, como no, Frank Sinatra, me voy a ahorrar las recomendaciones típicas de cualquier guía y voy a ir a lo que os gusta, a lo que solo conocen los neoyorkinos de pura cepa:

Fat Cat: En el West Village. El mejor sitio para tomar una cerve, jugar al billar, al ping pong y escuchar jazz del bueno en directo. http://www.fatcatmusic.org

Apotheke: En Chinatown. Tiene un rollo clandestino que te va a encantar. Más que cócteles hacen pócimas, lo prometo. Además, ofrece música en directo y muy buen ambiente. http://www.apothekenyc.com

JG Melon: En el Upper East Side. Las mejores hamburguesas que puedes encontrar en la ciudad. Y como no solo de pan vive el hombre, también es famoso por sus bloody mary.

También te recomiendo es que seas práctico y no hagas el panoli, como yo, pagando el precio de cada visita turística por separado. Sácate el New York City Pass. Por unos 90€ te da acceso a 6 de las mejores atracciones turísticas de la ciudad: El Empire State, el Museo Americano de Historia Natural, el Museo de Arte Metropolitano, el Museo Guggenheim y el ferry a la Estatua de la Libertad y Ellis Island.

Aquí ya no hay sitio para todo lo que os quiero contar, así que os voy a dejar como en las mejores series, con la miel en los labios hasta el próximo post neoyorkino. Yo, de momento, me quedo encantada con este primer mordisco que le he dado a la Gran Manzana.

Mer

 

 

 

 

 

 

 

 

4 Comments

  1. El estilo industrial, nacido en Nueva York en los anos 50, es, como no podia ser de otra manera, el estilo fetiche de la gran manzana. Espacios fabriles con inspiracion cemento, piedras de ladrillo visto y muebles y lamparas metalicas gozan del privilegio de ser lo mas ‘in’ en New York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *